Search The Query
Search
Image

Historia de un café envenenado

En este relato se narra la historia de Esther Zanazian de Disoyan, viuda del genocidio armenio y docente al servicio de Near East Relief.

Orígenes y Vida Antes del Genocidio

Esther nació en Aintab en 1886, proveniente de una familia educada. Se casó joven y junto a su esposo se mudó a Constantinopla, donde se dedicó a colaborar con misioneros evangélicos de manera desinteresada.

También te puede interesarPotentes ejemplos de empoderamientoPotentes ejemplos de empoderamiento

El Impacto del Genocidio Armenio

En vísperas del 24 de abril de 1915, Esther se vio envuelta en una tragedia cuando su esposo y otros compatriotas fueron envenenados por las autoridades turcas. Ella fue la única sobreviviente de las esposas de estos hombres y quedó desamparada con sus dos hijos.

La Reconstrucción de una Nueva Vida

Con la ayuda de misioneros, Esther logró rehacer su vida en Constantinopla y posteriormente emigró a Argentina. Allí empezó una nueva etapa, donde su hija se convirtió en maestra y se dio la oportunidad de que la familia se reuniera.

Un Legado de Superación y Fe

Esther Zanazian de Disoyan enfrentó las adversidades con energía, cultura, generosidad y fe en Dios. A pesar de haber sobrevivido a la barbarie turca, mantuvo su pasado traumático en silencio, prefiriendo recordarlo a través de su álbum fotográfico y discretas conversaciones.

También te puede interesarSalih Zeki Bey: El misterioso carnicero de Der ZorSalih Zeki Bey: El misterioso carnicero de Der Zor

El Legado de Near East Foundation

Con la creación de Near East Foundation en respuesta al Genocidio Armenio, se logró recaudar fondos para la construcción de orfanatos, escuelas y centros de distribución de alimentos que beneficiaron a miles de huérfanos y refugiados armenios, griegos y asirios.

Testimonio de Mary Estela Djordjalian de Minoian

La nieta de Esther rinde homenaje a la memoria de su abuela, destacando su valentía y determinación para sobrellevar las secuelas del genocidio armenio y construir una nueva vida en Argentina.

También te puede interesarNo soy un asesino: la historia de cómo maté a un hombreNo soy un asesino: la historia de cómo maté a un hombre

Más publicaciones

Deje su comentario