Search The Query
Search
Image

Cuidados previos para planchar el cabello

Cuidar el cabello antes de plancharlo es fundamental para mantenerlo sano, fuerte y con un aspecto radiante. El uso frecuente de la plancha puede causar daños en el cabello si no se toman las precauciones necesarias. Por ello, en este artículo compartiré contigo algunos consejos y cuidados que puedes seguir para proteger tu cabello antes de plancharlo.

Utiliza productos de protección térmica

Antes de aplicar calor directo a tu cabello, es importante utilizar productos de protección térmica que ayuden a crear una barrera entre el cabello y el calor de la plancha. Estos productos ayudarán a minimizar los daños causados ​​por el calor y a mantener el cabello protegido. Puedes encontrar una amplia variedad de productos de protección térmica en el mercado, desde sprays hasta cremas y aceites, elige el que mejor se adapte a las necesidades de tu cabello.

También te puede interesarCuidados del cabello pelirrojo: Tips y consejos esencialesCuidados del cabello pelirrojo: Tips y consejos esenciales

Además de proteger tu cabello del calor, los productos de protección térmica también ayudarán a mantenerlo hidratado y nutrido, lo que es esencial para prevenir la sequedad y el quiebre. Recuerda aplicar el producto de manera uniforme en todo tu cabello, prestando especial atención a las puntas, que suelen ser más susceptibles a los daños causados por el calor.

Lava tu cabello con productos hidratantes

Antes de planchar tu cabello, es importante que lo laves con productos hidratantes que ayuden a mantenerlo suave y flexible. Los champús y acondicionadores hidratantes son ideales para preparar el cabello antes de aplicar calor, ya que ayudan a restaurar la humedad perdida y a protegerlo de posibles daños.

Cuando laves tu cabello, asegúrate de enjuagarlo bien para eliminar cualquier residuo de productos capilares que puedan afectar la eficacia de la plancha. Además, evita lavarlo con agua caliente, ya que esto puede debilitar la cutícula del cabello y hacerlo más propenso a sufrir daños por el calor. Opta por agua tibia o fría para proteger tu cabello y mantenerlo saludable.

También te puede interesarSecretos para un cabello largo y saludableSecretos para un cabello largo y saludable

Seca tu cabello completamente

Antes de utilizar la plancha, es fundamental asegurarte de que tu cabello esté completamente seco. El cabello mojado es más vulnerable al calor y puede sufrir daños irreparables si se expone a la plancha sin estar seco por completo. Por lo tanto, asegúrate de secar tu cabello con una toalla o un secador antes de comenzar el proceso de alisado.

Si usas un secador, ajusta la temperatura a un nivel bajo o medio para proteger tu cabello del calor excesivo. Además, evita frotar el cabello con la toalla, ya que esto puede provocar frizz y dañar la cutícula. En lugar de eso, presiona suavemente la toalla contra tu cabello para absorber el exceso de agua y deja que se seque al aire si es posible.

Peina tu cabello con cuidado

Antes de planchar tu cabello, es importante desenredarlo cuidadosamente para evitar dañar la cutícula y provocar quiebres. Utiliza un peine de dientes anchos o un cepillo específico para desenredar el cabello de manera suave y sin tirones. Comienza desenredando las puntas y ve subiendo hacia la raíz, trabajando con mechones pequeños para evitar la formación de nudos.

También te puede interesarCrema casera anti frizz: receta fácil y eficazCrema casera anti frizz: receta fácil y eficaz

Si tu cabello tiende a enredarse con facilidad, aplica un acondicionador sin aclarado o un sérum desenredante antes de peinarlo para facilitar el proceso. Recuerda que es importante ser paciente y delicado al desenredar el cabello, ya que los tirones bruscos pueden debilitarlo y provocar daños. Una vez que tu cabello esté completamente desenredado, estará listo para ser planchado con seguridad.

Ajusta la temperatura de la plancha

Antes de empezar a planchar tu cabello, es importante ajustar la temperatura de la plancha de acuerdo a las necesidades de tu cabello. Si tienes el cabello fino o dañado, es recomendable usar una temperatura baja para evitar daños y proteger la salud de tu cabello. Por otro lado, si tienes el cabello grueso o rizado, puedes optar por una temperatura más alta para lograr un alisado efectivo.

Es importante recordar que no todas las planchas son iguales, por lo que es importante leer las instrucciones del fabricante y seguir sus recomendaciones en cuanto a la temperatura y el tiempo de uso. Además, evita pasar la plancha por el mismo mechón de cabello varias veces, ya que esto puede dañarlo y debilitarlo. Trabaja con mechones pequeños y desliza la plancha de manera suave y uniforme para obtener resultados óptimos.

Aplica un sérum o aceite capilar

Después de planchar tu cabello, es importante aplicar un sérum o aceite capilar para ayudar a mantenerlo suave, brillante y protegido. Estos productos ayudarán a sellar la cutícula, aportar brillo y prevenir la sequedad, manteniendo tu cabello saludable y radiante. Opta por productos con ingredientes naturales como aceite de argán, coco o jojoba, que son ideales para nutrir y proteger el cabello.

Aplica una pequeña cantidad de sérum o aceite capilar en las puntas y distribúyelo uniformemente a lo largo de tu cabello, evitando la raíz para no sobrecargar el cabello. Estos productos también te ayudarán a controlar el frizz y a mantener tu peinado intacto por más tiempo. Recuerda que menos es más, por lo que es importante no excederte en la cantidad de producto que aplicas para evitar que el cabello se vuelva pesado o grasoso.

Con estos consejos y cuidados podrás proteger tu cabello antes de plancharlo y mantenerlo sano, fuerte y radiante. Recuerda que la clave para un cabello saludable es la constancia y el cuidado adecuado, así que no descuides estos hábitos y disfruta de un cabello hermoso y bien cuidado en todo momento.

Más publicaciones

Deje su comentario